De ayer y de Siempre

Periódico digital

Segovia y la antigua cárcel.

Poradmin

Oct 22, 2020

El pasado domingo, un amigo y yo cogimos el tren desde Madrid y nos plantamos en Segovia.

En el camino entre la estación de tren y el centro, topamos por pura casualidad con una exposición de arte que terminaba ese mismo día.

Lo más llamativo de dicha exposición es el hecho de su ubicación, la antigua cárcel.

25 intervenciones artísticas en 25 celdas, es el nombre de  la exposición, 25 obras seleccionadas de entre más de 300 presentadas a la convocatoria. Obras que tocan temas como la droga, los intentos de fuga, la represión durante la dictadura franquista y sobretodo el grito de libertad de los prisioneros en las celdas.

Además de las obras puramente visuales, había otras en las que usabas sentidos diferentes. El olfato, en una celda que olía literalmente a los productos químicos (Zotal) empleados en prisión, o el oído mediante vídeos y audios, que bien imitaban el sonido de un preso raspando la pared con una cuchara o te narraban la historia de un preso.

La exposición casi nos llevo hasta la hora de almorzar, así que fuimos directos al Acueducto de Segovia, vestigio del Imperio Romano y callejeamos un poco por la ciudad buscando un buen sitio para comer.

Finalmente, dimos con el Palacio Episcopal, donde tanto el servicio, el precio y la calidad de la comida nos sorprendió gratamente. Elegir postre fue la tarea más difícil, me decanté por el ponche segoviano. Delicioso.

Después nos pusimos otra vez en ruta, vimos la catedral y disfrutamos de un café cerca del castillo, última parada antes de emprender el regreso a Madrid.

Recomiendo a todas las personas que se dejen caer por Segovia, al menos una vez.

En esta primera ocasión me he quedado sin probar el cochinillo, para obligarme a volver.

¿Has estado en Segovia? ¿Qué te pareció?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *